Sintomas de llevar un espiritu

40 signos-brujería, pitón y espíritus serpentinos

Ser líder puede ser un negocio duro y no es para los débiles de corazón. Estás constantemente en la línea de fuego, no sólo de los que están fuera de tu equipo, sino también de los de dentro. Si un miembro del equipo no está satisfecho con algo, ¿a quién se queja? A ti. Si tu equipo no consigue un objetivo importante, ¿a quién le echa en cara tu jefe? A ti. Si otro jefe de departamento se siente frustrado por la falta de colaboración que percibe en su equipo, ¿a quién le da la razón? A ti.

Si no tienes cuidado, la toxicidad de estas situaciones negativas puede filtrarse en tu alma y hacer que dirijas con un espíritu herido. Creo firmemente que el liderazgo eficaz tiene que ver con lo que uno es como persona -sus valores, creencias y carácter- y mucho menos con lo que uno hace en términos de técnicas o prácticas de liderazgo. El liderazgo empieza en el interior, y lo que está en el interior acaba saliendo. Si su vida interior está en orden, las prácticas de liderazgo saludables le seguirán. Si lideras con un espíritu herido, eso también quedará claro.

¿tienes un espíritu de jezabel? – jimmy evans

Esta publicación está autorizada bajo los términos de la Licencia de Gobierno Abierto v3.0, salvo que se indique lo contrario. Para ver esta licencia, visite nationalarchives.gov.uk/doc/open-government-licence/version/3 o escriba al Information Policy Team, The National Archives, Kew, London TW9 4DU, o envíe un correo electrónico a: [email protected]

El white spirit es un líquido inflamable, transparente e incoloro. Es una mezcla de sustancias químicas conocidas como hidrocarburos de petróleo. Otros nombres comunes del white spirit son disolvente Stoddard, sustituto de la trementina, alcohol mineral y diluyente de pintura.

El white spirit se utiliza en pinturas, revestimientos, ceras, barnices, adhesivos, tintas de impresión y tóneres líquidos para fotocopiadoras. En la industria también se utiliza como disolvente para limpiar, desengrasar y extraer sustancias. En los hogares, el white spirit se utiliza habitualmente para limpiar las brochas o diluir la pintura.

La población en general puede estar expuesta al white spirit debido a su uso en diversos productos de consumo, por ejemplo, pinturas y barnices, aunque es poco probable que los niveles de estas fuentes causen daños si el producto se utiliza correctamente. La exposición también puede producirse en un entorno laboral en el que se produzca o utilice aguarrás. Sin embargo, se aplican límites de seguridad para proteger a los empleados; dichos niveles están por debajo de los que se cree que causan efectos nocivos.

Siete señales de que una maldición o un espíritu familiar está actuando en tu vida.

Hace tres años que empecé a tener las siguientes quejas. Al principio, perdía la vista, como si mirara el mundo a través de la niebla. Los objetos me parecían pequeños o demasiado grandes. Me olvidaba de lo que pretendía hacer; me quedaba sentado sin hacer nada. Oía algunas voces en mi cabeza que me indicaban lo que debía hacer. Además, casi todas las noches se me acercaba un hombre grande en sueños y me amenazaba con matarme. Mi marido hizo todo lo posible por llevarme a varios centros de salud. Me dieron algunas pastillas y algunas inyecciones, pero fue en vano.

Durante este proceso, se consideraron las causas espirituales y se sugirió la remisión a curanderos tradicionales y, ocasionalmente, a la curación por la iglesia por parte del entorno del paciente. Las experiencias de influencia pasiva de los espíritus fueron seguidas por el estado activo real de la posesión de espíritus, en el que el espíritu se presenta a través del paciente, caracterizado por cambios en la conciencia, movimientos temblorosos y hablar con una voz atribuida a los espíritus. En la mitad de los casos, la presentación activa de los espíritus ocurrió antes del ritual de curación; en la otra mitad, estos agentes poseedores comenzaron a aparecer y a hablar a través del paciente sólo durante la sesión de curación.La tabla 1 muestra que el 66% de los pacientes buscó primero ayuda en los servicios médicos «occidentales», como hospitales (37,8%) y centros de salud (16,8%), o probó la medicina autoprescrita (11,8%). Sólo el 26% de nuestro grupo de casos consultó directamente a los curanderos tradicionales, y el 8% intentó la curación a través de la iglesia como primer paso.Tabla 1

8 señales de sueños que no debes ignorar

La enfermedad de los fantasmas es una creencia cultural entre algunos pueblos indígenas tradicionales de Norteamérica, especialmente los navajos y algunas culturas muscogee y de las llanuras, así como entre los pueblos polinesios. Se cree que las personas que están preocupadas y/o consumidas por los difuntos sufren la enfermedad de los fantasmas. Los síntomas que se han descrito pueden incluir debilidad general, pérdida de apetito, sensación de asfixia, pesadillas recurrentes y una sensación de terror generalizada. La enfermedad se atribuye a los fantasmas o, en ocasiones, a las brujas o a la brujería[1].

En la cultura Muscogee (Creek), se cree que todo el mundo forma parte de una energía llamada Ibofanga. Esta energía resulta supuestamente del flujo entre la mente, el cuerpo y el espíritu. La enfermedad puede ser el resultado de la interrupción de este flujo. Por lo tanto, su «medicina se utiliza para prevenir o tratar una obstrucción y restaurar el flujo pacífico de energía dentro de una persona»[2]. Los rituales de purificación para el duelo «se centran en la prevención de un drenaje emocional y físico no natural o prolongado»[2].

El proceso tradicional de resolución del duelo de los nativos americanos es cualitativamente diferente de los que se suelen ver en las principales culturas occidentales. En 1881, se prohibieron a nivel federal algunos de los rituales de duelo tradicionales practicados por los lakota y otras tribus. La experta lakota Maria Yellow Horse Brave Heart propone que la pérdida de estos rituales puede haber provocado que los lakota estén «más predispuestos al desarrollo de un duelo patológico». Algunas manifestaciones del duelo no resuelto son la búsqueda de visiones de los espíritus de los parientes fallecidos, el recuerdo obsesivo de los difuntos, el anhelo y la creencia de un reencuentro con los difuntos, las fantasías de reaparición de los difuntos y la creencia en la capacidad de proyectarse al pasado o al futuro[3].