Que puedo hacer para cenar

cenas comunes

El pollo al limón es en realidad una simple receta de pollo al horno, aderezada con algunos ingredientes que añaden mucho sabor sin quitarle importancia a las pechugas de pollo al horno, que son súper saludables. Nuestra receta de pollo al limón es rápida y fácil, una receta a la que puedes recurrir en una noche de semana ocupada cuando necesitas que la cena sea lo más sencilla posible. También es una receta estupenda para incluir en la preparación de la comida del fin de semana (si es que haces ese tipo de cosas) porque una de las muchas razones por las que nos encantan las pechugas de pollo al limón es su versatilidad. Tener un recipiente con ellas en la nevera, horneadas y listas para usar, significa que tienes los ingredientes de muchas comidas. Pueden servir de base para una sencilla y saludable ensalada para el almuerzo, y también son deliciosas cortadas en sándwiches sustanciosos -en los que el pan se unta con mayonesa y pesto casero- para la cena.

Comencemos con las buenas noticias: la pechuga de pollo sin piel, magra y repleta de proteínas, es súper saludable. La mala noticia: ¡la pechuga de pollo sin hueso y sin piel es un poco sosa! ¿La solución? Utilizar la pechuga de pollo como un lienzo en blanco para todos sus grandes sabores favoritos, sin socavar su salud inherente. Nuestra receta de pollo al limón hace todo eso gracias a algunos de nuestros sabores grandes y brillantes favoritos:

¿qué debo cenar esta noche?

No hay nada malo en una simple quesadilla de queso: nos encantan, ¡crecimos con ellas! Poner un poco de queso cheddar en una tortilla de harina y meterla en el microondas durante 30 segundos -oh sí, lo hacíamos casi todos los días después del colegio desde los 7 hasta los 17 años. Pero ya somos un poco mayores y nuestros gustos han madurado. Espera, tacha eso. Somos un poco mayores y sabemos cuánto mejor puede ser una quesadilla de queso. Esta receta de quesadilla en sartén cuenta con un montón de mejoras, como:

Llevar una sola quesadilla de queso, enorme, perfectamente caliente y derretida a un grupo de amigos hambrientos es una sensación realmente genial. Es un poco vistoso y, en general, increíble. ¡Es una quesadilla gigante! ¡Con aderezo ranchero para mojar! Son todos tus sueños alimenticios de la infancia hechos realidad. Aquí te explicamos cómo hacer una quesadilla gigante de queso:

pollo

Esta receta de ratatouille en sartén celebra todos los sabores empapados en aceite de oliva del clásico francés, pero se convierte en una comida de una sola sartén gracias a la adición de sustanciosas salchichas italianas.

Ratatouille no es sólo una película de Disney, pero eso ya lo sabías, ¿verdad? Si conoces la película, entonces, por supuesto, también conoces el delicioso plato provenzal francés que da nombre a este adorable ratoncito. Los franceses tienen una gran habilidad con las verduras y puede que no haya mejor ejemplo de ello que el pisto. Este sencillo y sedoso guiso de berenjenas, tomates y calabacines, aderezado con cebollas y ajo -y siempre con mucho aceite de oliva- es una celebración delicadamente condimentada de las verduras más queridas del verano. Aunque el pisto está delicioso servido por sí solo -es el clásico rico en aceite, por lo que es una cena vegetariana para chuparse los dedos-, hemos añadido salchichas a la mezcla para llevar esta receta de cena en sartén a nuevas cotas.

Las dulces verduras de verano se asan a fuego lento -casi un poché- en abundante aceite de oliva. El pisto es tan sencillo como eso. Y aunque nos encanta la versión clásica, nuestra versión fácil en la sartén también es muy buena. Además, añadimos salchichas para darle más volumen -para evitar cualquier queja de la galería de cacahuetes- y recomendamos servirlo sobre una cama de polenta cremosa. Aquí tienes todo lo que necesitas para hacer esta receta de pisto:

pad thai

Ejem, déjame que te ponga en situación: Estás frente a la nevera, observando la media barra de pan que queda allí y ese recipiente aleatorio de mezcla de parmesano rallado y pecorino durante un segundo caliente, y entonces cierras la nevera. Golpeas los talones tres veces y abres la nevera de nuevo. Guau, no hay comida para comer. Vuelve a cerrarla. Espuma, enjuague, repita. ¿Te resulta familiar? Bueno, estoy aquí para ayudarte a que no grites «¡PERO NO TENGO NADA QUE COMER EN CASA!» en el abismo. Sí, claro, el queso parmesano derretido y el pecorino en una tostada es una idea improvisada para el queso a la parrilla cuando *realmente* sólo tienes eso en tu nevera (lo estoy marcando, BRB), pero seamos realistas. Ambos sabemos que la comida que hay en tu cocina ahora mismo tiene mucho más potencial. Cierra esa pestaña de GrubHub y echa otro vistazo a tu nevera: ¡imagina lo que diría tu madre si pudiera verte ahora!

Sin más preámbulos, aquí tienes 15 platos realmente increíbles que puedes preparar con un puñado de productos básicos de la despensa. Consejo profesional: todos estos platos se combinan mejor si te acurrucas en el sofá bajo una manta y con Bravo de fondo. ¡Buen provecho, querida! 1. Queso a la parrilla mantecoso y pegajosoComo ya hemos dicho, esta es siempre una opción sabrosa cuando no hay nada más que hacer, sobre todo porque es un buen lienzo para otros ingredientes aleatorios que puedas tener en la nevera. Estos sándwiches de queso a la parrilla con salsa y queso cheddar de Spabettie son perfectos para una noche súper perezosa. Y si hace mucho frío fuera, esto te hará entrar en calor.